Un día como hoy, 12 de octubre de 1931, después de aproximadamente cinco años de obras, se inaugura el Cristo Redentor o Cristo de Corcovado, considerado el atractivo central de Río de Janeiro, es la obra art decó más grande del mundo con 38 metros de altura y un peso de 1 200 toneladas. Con los brazos extendidos, la imagen de Cristo parece estar protegiendo a la ciudad que nunca duerme. 

Está situada a en el Parque Nacional de la Tijuca, en la cima del cerro del Corcovado desde donde se puede disfrutar de espectaculares vistas de Rio de Janeiro, como las playas de Ipanema, Copacabana o el Estadio Maracaná, convirtiéndose en uno de los principales miradores de la ciudad.

La idea de un monumento religioso en Río de Janeiro nació en 1859. Sin embargo, la idea no se concretó hasta 1921, cuando se aproximaba el centenario de la Independencia de Brasil. Héctor da Silva Costa fue delegado a la ejecución de la obra, la estatua fue realizada por el escultor francés Paul Landowski y el rostro creado por el escultor rumano Gheorghe Leonida.

La construcción de hormigón armado, de más de 1000 toneladas, combina ingeniería, arquitectura y escultura, y tiene entre sus logros el hecho de que nadie muriera en accidente durante las obras, algo que no era normal en la época y con proyectos de esa dimensión. Por las condiciones de construcción, sobre una base en la que casi no cabía el andamio, con fuertes vientos, y la estructura de la estatua, cuyos brazos se extienden hacia el vacío y la cabeza queda inclinada en un desafío a la ingeniería.

Para el revestimiento de la obra se utilizo “piedra- jabón”, después de valorar varios materiales. Si bien es un material débil, que incluso puede ser rayado con las uñas es extremadamente resistente al paso del tiempo, no se deforma,  ni se raja con las variaciones de temperatura.

La estatua del Cristo Redentor fue construida en Francia, llegó a Brasil en cientos de partes, sólo la cabeza estaba formada por 50, y fue montada en sentido inverso al que se podría esperar, es decir desde la cabeza hasta los pies.

La estatua del Cristo Redentor es completamente hueca, a excepción de las manos y tiene 4 salidas al exterior, 2 en cada brazo, una en la parte superior de la cabeza y otra en la entrada, en el interior se encuentra un corazón realizado de manera realista y dentro de él hay una botella que contiene el árbol genealógico de Héctor Levi, un judío que fue el constructor responsable de la obra y que se convirtió al catolicismo después de salvarse de morir en un grave accidente.

El brazo izquierdo del Cristo es 40 centímetros más pequeño que el brazo derecho. Esta diferencia de tamaño se debe a que los brazos fueron diseñados como la vela de un barco, y con estas medidas se consigue que la escultura pueda ser capaz de resistir vientos de hasta 150 kilómetros por hora.

La imagen de Cristo cuenta con una espectacular iluminación que engalana las noches de la capital del estado del mismo nombre, esta iluminación, de color gris verdosa, intentó cambiarse a azul hace unos años, pero fueron tales las lluvias torrenciales  que se produjeron durante su inauguración, que tuvo que ser aplazada, y por superstición, se pensó que el Cristo se negaba a que lo cambiaran.

Desde el 12 de octubre de 2003 se puede realizar matrimonios, bautizos y celebraciones ecuménicos católicos, haciendo uso de su capilla. En el 2006 el lugar donde está El Cristo Redentor fue declarado santuario.

El Cristo Redentor o Cristo do Corcovado es uno de los grandes emblemas de la ciudad de Río de Janeiro, en el queda reflejado la fe y la simpatía  del pueblo carioca. Todos hemos visto, en fotografías, películas incluso en videojuegos, las imágenes en las que el Cristo Redentor domina la ciudad desde las alturas del munte do Corcovado, considerada una de las mayores atracciones turísticas de la ciudad, su fama a nivel mundial es tan grande que en el 2007 fue considerada una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno junto a Machu Picchu, la Gran Muralla China, el Coliseo de Roma, el Taj Mahal, Chichen Itzá y Petra.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas