Cada año, el 19 de octubre se celebra el Día Internacional Contra el Cáncer de Mama, como una forma de recordar el compromiso de toda la sociedad en la lucha en contra de este cáncer. La celebración de este día es una oportunidad para destacar mensajes concretos relacionados con la detección precoz del cáncer de mama. Una oportunidad que permite que el mensaje de salud salga a la calle y llegue al conjunto de los ciudadanos, mujeres, varones, niños y jóvenes.

Este tipo de cáncer es el más frecuente en las mujeres, tanto en países desarrollados como en los en vías de desarrollo. Las probabilidades de padecer cáncer de mama están aumentando en proporción a la esperanza de vida. Según la Organización Mundial de la Salud en 2012 fueron diagnosticadas con esta enfermedad 1,7 millones de mujeres.

En nuestro país son diagnosticadas de cáncer de mama 44 mujeres cada día. Sin embargo, la supervivencia por cáncer de mama ha mejorado notablemente en los últimos años, gracias a los programas de detección precoz y a la implantación progresiva de nuevos tratamientos, que permiten tasas de curación del 90%.

Por esta razón es vital concienciar de la importancia de la prevención y detección precoz del cáncer de mama entre las mujeres. La mejor forma de diagnosticar precozmente esta enfermedad es mediante una mamografía, la cual, a partir de los 40 años, debe realizarse anualmente, según recomienda la Organización Mundial de la Salud.

La mujer debe aprender a conocer bien su cuerpo y así apreciar cualquier signo de alarma. Los especialistas recomiendan a todas las mujeres mayores de 20 años que realicen la autoexploración mamaria cada mes. Después de los 25 años, lo mejor es que un especialista explore sus mamas anualmente.

Basta con estar un poco atenta a cualquier cambio en los senos y si se aprecia alguno, acudir con rapidez al médico.

La autoexploración puede efectuarse ante un espejo para apreciar cualquier cambio en el color y textura de los senos. Una vez observadas ambas mamas, el examen se completa con una palpación.

Autoexploración Mamaria

La autoexploración debe realizarla usted misma todos los meses después de la regla, o si ya no la tiene, un día fijo de cada mes.

Colóquese delante de un espejo con los brazos caídos y compruebe que sus mamas se mantienen con el tamaño y la forma de siempre, su piel es lisa y no tiene arrugas ni asperezas y que el borde inferior es regular.

Levante los brazos lentamente hasta ponerlos verticales y observe si encuentra alguna diferencia notable entre ambos pechos (como depresiones de la piel) o en las axilas.

 Con los brazos en alto gire su cuerpo y compruebe que no hay alteraciones en el perfil de sus mamas.

Para proceder a la palpación, debe estar acostada. Imagine que su mama está dividida en cuatro partes o cuadrantes. Explore sucesivamente los cuatro cuadrantes de cada mama del modo siguiente:

Lado izquierdo: Tumbada en la cama, levante el brazo izquierdo y ponga la mano debajo de la cabeza y con la mano derecha con los dedos juntos y estirados, vaya palpando sucesivamente los cuatro cuadrantes.

Lado derecho: Levante el brazo derecho y con la mano izquierda reconozca los cuatro cuadrantes de su mama derecha. Explore las axilas detenidamente con las puntas de los dedos ligeramente curvados.

 ¿Qué estamos buscando?

  • Un bulto del tamaño de un guisante o una avellana (no tiene que ser doloroso). Una masa dura y densa, inmóvil al palparlo.
  • Anomalías asimétricas. Generalmente sólo aparecen en uno de los senos.
  • Pezón retraído (en una posición invertida a la normal).
  • Cambios en el color de la areola (la piel de tonalidad oscura que rodea al pezón).
  • Alteraciones en la textura de la piel de la mama (piel de naranja, rojeces, grietas).
  • Incremento del número de venas visibles en uno de los senos.
  • Asimetrías en el tamaño de las mamas.

Aparte de la mamografía existen otro tipo de pruebas no invasivas, como la ecografía que permite describir con mejor detalle estructuras intrama- marias como los quistes y está indicada para mamas jóvenes o de alta densidad y la resonancia magnética que se utiliza como estudio complementario a las pruebas anteriores y para pacientes de alto riesgo.

Cuando se necesita realizar un estudio más preciso existen otras pruebas mínimamente invasivas  que permiten diagnosticar con mayor exactitud, entre ellas están la Punción o Biopsia guiada por estereotaxia y la Biopsia por aspiración por vacio.

Los principales factores de riesgo del cáncer de mama son los antecedentes familiares, algunas mutaciones, las hormonas exógenas, entre otros. Además, se estima que el 21 por ciento de todas las muertes por cáncer de mama registradas en el mundo son atribuibles al consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad, y la falta de actividad física.

Aunque la mayoría de las mujeres se van adaptando poco a poco a la enfermedad,  a veces resulta difícil encontrar fuerzas para seguir adelante, en estos casos asociaciones como la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) o la Federación  Española de Cáncer de Mama (FECMA) y otras muchas, se ofrecen a prestar ayuda para dar respuesta a tus dudas y preocupaciones, tanto del paciente como de los familiares.

SSP ESTETICA, también quiere ayudarte en esos momentos difíciles, con nuestros mimos y nuestra profesionalidad , queremos acompañarte antes y después, minimizando los efectos secundarios de los tratamientos de quimioterapia y radioterapia (picor, sequedad, descamación) con nuestra COSMÉTICA ONCOLÓGICA entre otros tratamientos.

Visitanos y te entregaremos nuestra GUIA DE CUIDADOS ESTÉTICOS PARA EL PACIENTE ONCOLOGICO.