Un día como hoy, 29 de julio de 1981 tiene lugar el enlace de Carlos de Inglaterra, Príncipe de Gales, con Diana Frances Spencer“Lady Di”, la boda real ha pasado a la historia  como la boda del siglo (XX) y se celebró en la Catedral de St. Paul.

Carlos tenía 32 años, Diana tenía 20. Los jóvenes habían estado saliendo juntos durante medio año antes de que el príncipe se declarara. El arzobispo de Caterbury y otros 25 clérigos, algunos de otras denominaciones, oficiaron el servicio tradicional de la Iglesia anglicana.

Un total de 3.500 personas se congregaron en la Catedral de St. Paul, unidas a los 1000 millones que lo siguieron por las televisiones y radios de todo el planeta. Dos millones más se agolparon a lo largo del trayecto de cinco kilómetros entre Buckingham y el templo.

Blanca y radiante fue Diana Spencer al encuentro de su futuro esposo. Eligió para su gran día un traje nupcial de estilo romántico. El suntuoso vestido de novia de color marfil, de inmensas mangas farol, escote con volantes, falda abullonada y cola de 25 metros, realizado por los diseñadores Elizabeth y David Emmanuel, que bordaron a manolas 10.000 perlas del histórico vestido realizado en tafetán de seda color marfil. Como tocado, una valiosa tiara floral de oro y brillantes propiedad de la familia Spencer.

Diana se encamino al altar del brazo de su padre, el conde Spencer, donde la esperaba el príncipe Carlos, imponente con su uniforme de gala de la Marina Real.

Tras la ceremonia religiosa, los recién casados se dirigieron al palacio de Buckingham para celebrar un pequeño banquete para 120 invitados. Antes de iniciar el convite se asomaron al balcón de palacio y complacieron a la multitud con un romántico beso. La tarta fue confeccionada por la Escuela de Cocina de la Marina Real. Tenía cinco pisos. El último piso estaba coronado por una cascada de orquídeas blancas, lilas del campo y fucsias símbolos del amor puro, incondicional y eterno. Pero la realidad de su matrimonio no fue un camino de flores. Ya entonces él era infiel con Camilla Parker-Bowles, Diana no sospechó que en realidad su boda fue una tapadera para solapar la relación ilícita de Carlos con una mujer casada, Camila Parker Bowles, su gran amor y actual esposa.

Lo que siguió después se sale del guión de este cuento de hadas: el matrimonio a tres, los intentos de suicidio de Diana, su ascenso a estrella mediática mundial, el sonoro divorcio en 1996, la pelea por la custodia de sus hijos, Guillermo y Enrique, y la trágica muerte de la princesa en un accidente en París el 31 de agosto de 1997, cuando había rehecho su vida con el multimillonario egipcio Dodi Al Fayed. Una muerte que rubricó el ascenso de Lady Di al “olimpo” de los mitos, convirtiéndola en uno de los personajes más carismáticos de la historia.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas.