Si alguna vez has sufrido de ciática o dolor del nervio ciático, sabes que no es agradable. Normalmente el dolor ciático se siente en las nalgas y puede irradiar hacia la parte superior del muslo, aunque en algunas ocasiones el dolor se puede extender hasta el pie, aunque es menos común.

El dolor se siente en partes carnosas del cuerpo, pero se deriva de un pinzamiento de los nervios que salen de la médula espinal en los discos intervertebrales. El dolor ciático a menudo puede empeorar cuando se aplica presión a la zona afectada. Situaciones de la vida cotidiana como estornudar, toser, ir al baño, u otras pueden causar dolor ciático.

Curiosamente, la angustia emocional, especialmente la insatisfacción laboral, ha sido a menudo relacionada directamente con la aparición y persistencia del dolor de espalda y ciática.

Problemas relacionados y tratamiento del nervio ciático


El tratamiento moderno para la ciática implica analgésicos y evitar la tensión en el área de la columna al descansar y la limitación de las actividades. A pesar de que esto puede reducir el dolor, no tiene muchos efectos a largo plazo. La mayoría  de las personas que sufren de ciática en realidad suelen sanar espontáneamente, lo único malo es que puede tardar hasta 3 meses.

A continuación te proponemos una serie de ejercicios para aliviar y mejorar el proceso de curación.

Método para quitar el dolor del nervio ciático en 60 segundos por día

Este método es bastante sencillo, y quita el dolor del nervio ciático, liberando la tensión que existe en el mismo. Estos son los pasos para realizar los ejercicios.

PASO 1: Sentados en el suelo, con una pierna estirada, y presionando la otra en dirección al pecho, debes mantener la pierna pegada al pecho por 10 segundos, luego cambias de pierna y repites el mismo proceso por 10 segundos adicionales.

PASO 2

: Acostados en el suelo, estiraremos las piernas hacia arriba, y luego hacia abajo sin dejarlas tocar el suelo. Debemos repetir este movimiento unas 5 veces.

PASO 3: Ahora recostados en el suelo debemos llevar una pierna en dirección hacia nuestro pecho, y retenerlas en esa posición por 10 segundos, luego cambiamos de pierna y hacemos el mismo proceso.

PASO 4: Finalmente, nos sentaremos en el suelo, debemos tratar de tocar la punta de los pies con nuestras manos durante 10 segundos.

fuente: tlvz.com

Publicado: 15 de Diciembre de 2017