Publicado: 31 de Mayo de 2017

El 31 de mayo de cada año, la OMS y sus asociados celebran el Día Mundial Sin Tabaco con el fin de poner de relieve los riesgos para la salud asociados con el tabaquismo y abogar por políticas eficaces para reducir su consumo.

El consumo de tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas, una cifra que, según las previsiones, aumentará hasta más de 8 millones de fallecimientos anuales en 2030. Causa sufrimiento, enfermedades y fallecimientos, empobrece a las familias y debilita las economías nacionales. Obliga a aumentar el gasto sanitario y produce una reducción de la productividad. Cerca del 80% de las muertes prematuras causadas por el consumo de tabaco se registran en países de ingresos bajos y medianos, que tienen más dificultades para alcanzar los objetivos de desarrollo.

De las personas fallecidas por el tabaco, 600.000 son fumadores pasivos, es decir, no fumadores que mueren por respirar el humo de cigarrillos ajenos. El tabaquismo pasivo es, además, causa de graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias, entre ellas la cardiopatía coronaria y el cáncer de pulmón, en el adulto; el síndrome de muerte súbita en el lactante, y el bajo peso al nacer en el feto.

Unos 700 millones de niños, es decir, casi la mitad de los niños del mundo, respiran aire contaminado por humo de tabaco ajeno, y más de un 40% de ellos, tienen al menos un progenitor fumador.

Las consecuencias del tabaco, además de las ya conocidas por todos, también afectan a la salud bucal. La principal y más grave es el cáncer oral, pero existen otras muchas posibles afecciones. El tabaco provoca un abanico amplio de efectos nocivos sobre los dientes, empezando por pequeños cambios estéticos (tinciones extrínsecas) hasta algunas enfermedades graves, como el cáncer de boca o el de esófago. Estudios recientes han demostrado que el tabaquismo puede producir también periodontitis, una enfermedad crónica e irreversible que afecta a las encías y a las partes que se encargan de sostener los dientes. 

Todos los años se presenta un lema diferente con objetivos y campañas distintas para celebrar el Día Mundial sin Tabaco.

El lema del Día Mundial Sin Tabaco 2017 es: El tabaco, una amenaza para el desarrollo, los objetivos de la campaña de este año son demostrar que la industria del tabaco compromete el desarrollo sostenible de todos los países, incluidos la salud y el bienestar económico de sus ciudadanos. Además, se propondrán medidas de lucha contra la crisis mundial causada por el tabaquismo que deberán adoptar las autoridades y la opinión pública para promover la salud y el desarrollo.

Además de salvar vidas y reducir las desigualdades sanitarias, los programas integrales de lucha antitabáquica pueden limitar las consecuencias negativas para el medio ambiente del cultivo, la producción, el comercio y el consumo de tabaco.

En este día se propone la iniciativa de mantener un periodo de abstinencia de 24 horas y con ello, dar el primer paso para el abandono del consumo de tabaco.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas.