Un día como hoy, 16 de junio de 1960, se estrena la película Psicosis

Psicosis se ha convertido en una de las películas más reconocidas de la historia del cine y es posiblemente la película de Hitchcock más conocida. La icónica escena de la ducha es frecuentemente parodiada, homenajeada y referenciada en la cultura popular, junto con los efectos de sonido del violín. 

Todo comenzó cuando el cineasta leyó la novela Psicosis de Robert Bloch; escritor que pasó desapercibido gracias a que Alfred compró los derechos de su novela, inspirada en los crímenes de Ed Gein, un asesino en serie de Wisconsin. El guion fue relativamente fiel a la novela, con algunas adaptaciones de Hitchcock y Stefano.

Psicosis iba a ser producida por los estudios Paramount, sin embargo, al leer la historia, éstos decidieron abandonar el proyecto; pero Hitchcock no se desanimó y la financió con recursos propios;  su producción no fue nada ostentosa y los actores y actrices que participaron eran casi desconocidos. No obstante, el gran trabajo del director y sus colaboradores hizo que Psicosis rompiera récords en taquilla

Cabe destacar que gran parte del encanto de Psicosis radica en la música elegida y que fue rodada completamente en blanco y negro, con el fin de hacer más aterradora la narración.

De hecho, la película recibió cuatro nominaciones al Oscar, en las categorías de mejor director, actriz secundaria, fotografía y diseño de arte.

El film presenta innovaciones arriesgadas, como acabar con el personaje interpretado por Janet Leigh en el final del primer acto. Este audaz recurso fue un sorprendente y desconcertante giro de los acontecimientos en 1960, pero lo más original e influyente de la película es la "escena de la ducha”, el rodaje de la escena duró una semana. Un tercio del tiempo de rodaje de Janet Leigh. Además presentaba dificultades técnicas, para lograr el plano de debajo de la ducha tuvo que construirse una ducha especial para que al salir el agua el agua rodease la cámara sin mojar el objetivo. En la escena del primer plano del ojo de Marion, fue muy difícil para Leigh, ya que la ducha seguía funcionando y las salpicaduras de agua la hacía parpadear.

Pero sin duda lo mas impáctate de la escena es su sonorización, la idea partió de Bernard Hermann; quien utilizó sólo un ensamble de violines debido a la fuerza de este instrumento y a que no tenían mucho presupuesto, fue tal el impacto que en adelante, la música fue primordial en los filmes de terror.

Leigh estaba tan afectada por la escena cuando la vio, que no se duchaba a menos que fuera absolutamente necesario; aseguraba todas las puertas y ventanas del cuarto de baño, y dejaba la puerta de la ducha abierta.

Otro problema con el que se tuvo que enfrentar Hitchcock fue la censura, estaban preocupados por la escena en que Marion tira de la cadena en el retrete. Nunca en el cine ni en la televisión de esa época se había mostrado un retrete de forma directa. También algunos censores se opusieron a la utilización de la palabra "travesti" en las escenas finales. Esta objeción fue retirada después de que el guionista Joseph Stefano exhibiera un diccionario, demostrando que la palabra no escondía ninguna connotación sexual, sino que simplemente describía a "un hombre que le gusta vestir ropa de la mujer". Pero la que más quebraderos de cabeza le dio fue  la escena de la ducha  insistían que se le veía uno de los senos de Leigh, al final la película fue aprobada después de que se quitara una toma que mostraba los glúteos de la doble de Leigh.

Hitchcock maestro de la intriga y el suspense también supo jugar con ellos para generar expectativa e incertidumbre entre el público, no dio ni un solo detalle sobre la cinta, de hecho, se menciona que el director rodó Psicosis entre noviembre de 1959 y enero de 1960, a escondidas. También se dice que Alfred reunió a todo el equipo y al reparto y les hizo jurar que no revelarían nada acerca de la historia.

El secretismo se extendió después a la publicidad: "no revelen el final, no tengo otro", mencionaba uno de los carteles.

La película tuvo tanto éxito que fue reeditada para los teatros en 1965. Un año más tarde, CBS compró los derechos de televisión por 450.000 dólares. Tras la muerte de Hitchcock se hicieron varias secuelas y remakes de dudosa calidad.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas.