El Día Internacional del Beso se celebra el 13 de abril de cada año, una fecha que surgió gracias al beso más largo de la historia, que duró 58 horas y que fue protagonizado por una pareja tailandesa durante un certamen. La pareja, de esta forma, rompía su propio récord de 46 horas consecutivas, logrado el 13 de abril del año anterior. El concurso se realiza anualmente en Tailandia y para participar es necesario estar casados o demostrar una relación estable con una carta escrita por los padres de los novios.

¿Por qué tenemos la necesidad de besar?

Especialistas médicos afirman que los besos reducen las dolencias, refuerzan el sistema inmunitario y ayudan a los seres humanos a pervivir en el tiempo como especie, dicen que unos 5 años. Cuando besamos podemos mover hasta 36 músculos, quemamos unas cuatro calorías por minuto y el latido de nuestro corazón puede pasar del reposo hasta la agitación en unos breves instantes.

Al tocarse los labios, más de 100 mil millones de células nerviosas se activan, le envían al cerbero un torrente de información que le ayuda a decidir si queremos continuar y, en ese caso, comienza a liberar endorfinas.

La boca es, de hecho, una de las zonas más erógenas del organismo; tanto la lengua como los labios están repletos de terminaciones nerviosas. Y nuestro cerebro le dedica una gran cantidad de recursos a la sensación procedente de los labios, en comparación con otras partes del cuerpo.

También segrega un cóctel químico formado por dopamina, oxitocina y serotonina, que nos hacen sentir más que bien y con ganas de repetir; además, activan el centro del placer del cerebro y nos producen sensación de euforia.

Algunos besos han marcado la historia del cine, de la televisión y hasta de la política. El beso más famoso, o por lo menos la fotografía de un beso más famosa, puede ser “The Kiss”,  la foto de un beso apasionado entre una enfermera y un soldado celebrando el final de la II Guerra Mundial hecha el 14 de agosto de 1945. También todos recordamos el beso entre Sara Carbonero e Iker Casillas  tras la final del Mundial de Suráfrica del 2010, o de cine como el de Clark Gable y Vivien Leigh en 'Lo que el viento se llevó, pero también la política ha sido protagonista de besos dignos de mención como el del líder soviético Leonid Brézhnev y el mandatario de la República Democrática Alemana Eric Honecker, en 1979, en el 30º aniversario de la RDA.

En cuanto a la historia de los besos, se tiene certeza de que los persas y los griegos lo hacían. Pero el beso no es, para nada, universal, una investigación mostraba que solo la mitad de las 168 culturas que estudiaron les gustaba besarse. En general, concluía el estudio, aquellas sociedades que eran más complejas solían besar más, mientras que por ejemplo para las tribus cazadoras-recolectoras era algo desagradable.

La idea detrás del Día Internacional del Beso es recordar a las personas el simple placer asociado con el beso, para demostrar afecto o saludar, en la mejilla, la frente o la boca, los besos son el lenguaje universal del amor y estrechan vínculos entre las personas.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas