Inflamación cutánea caracterizada por descamación de la piel, picores y la aparición de ampollas.

El aloe resulta un excelente remedio tanto internamente (dos cucharadas de jugo puro al día tomadas con el desayuno hasta que desaparezcan los síntomas) como externamente fricciones con gel de aloe diluido en agua tibia).




Publicado: 19 de Septiembre de 2017