Un día como hoy, 18 septiembre de 1960, en Roma, se celebran los primeros juegos paralímpicos internacionales, 6 días después de que finalizasen los Juegos Olímpicos de Verano, en los que participaron 209 deportistas de 18 países, en 113 modalidades de 8 deportes. La única discapacidad permitida eran las lesiones de médula espinal. En los último Juegos Olímpicos de Río, entraron en liza 4350 deportistas provenientes de 176 países, que participarán en 526 disciplinas de 22 deportes paralímpicos.

Fundados por Sir Ludwig Guttmann, nacen con la vocación de dar esperanza e ilusión a las personas con discapacidad, que hasta aquellos días eran considerados como parásitos, y reincorporarlas al mundo del deporte y a la sociedad.

En los años 40, cualquier persona que presentara una anomalía o discapacidad física, era inservible. Se le trataba como alguien a quien la vida había castigado y por quien ya no valía la pena trabajar, eran años de posguerra y muchos hombres que habían luchado por su país volvían mutilados, sin un brazo, sin una pierna, sin visión, etc., y la sociedad en vez de tratarles como héroes los apartaba.

Hasta que en el Hospital para Lesiones Espinales de Stoke Mandeville, en el centro de Inglaterra, apareció un tal Ludwig Guttmann. Un neurólogo alemán de origen hebreo que había conseguido huir de los nazis, y a quien le había sido confiada la dirección del centro. Para Guttmann, no eran enfermos terminales, sino héroes que merecían una segunda oportunidad.

Y desde entonces, todo cambió, les había dado a aquellos hombres una ilusión, y un futuro. La mortalidad del hospital se redujo en pocos años en un 80%.

Aquellos hombres que hasta hace nada apenas podían moverse de la cama, ahora jugaban. Sí, jugaban. Se divertían. Con sillas de ruedas podían desplazarse y, de esta manera, comenzaron a realizar trabajos manuales.

Guttmann estaba a punto de alcanzar la idea que desde el principio buscaba, llevar a estos hombres mutilados, moribundos, paralizados... a la actividad deportiva.

Con la práctica del deporte, aquellos hombres que hasta poco antes “no servían para nada” eran capaces de recuperar su amor propio, de sentirse útiles, de tener motivaciones y dignidad.

Se le planteó una idea: ¿por qué no dar lugar a una competición? Fue así como se dio lugar, el 28 de julio de 1948, a los primeros juegos oficiales para atletas discapacitados. Una competición de tiro con arco, que enfrentaba a dos equipos, el de los pacientes de Stoke Mandeville y el de los pacientes de la Star and Garter Home de Richmond, y en la que participaron 14 hombres y 2 mujeres.

El enfrentamiento se fue manteniendo año a año, y el número tanto de participantes como de asistentes, que acudían fascinados a ver semejante espectáculo, fue creciendo. Hasta que las noticias llegaron hasta Italia. Allí, en el Hospital de Parapléjicos de Villa Marino, el Doctor Antonio Maglio estaba llevando a cabo unas técnicas de rehabilitación similares, y se puso en contacto con Guttmann.

Fue así como arrancó el proyecto que culminaría en los I Juegos Paralímpicos de Roma 60  y donde los atletas discapacitados de todo el mundo compartieron Villa y recintos deportivos con los atletas olímpicos.

Y todo gracias a Ludwig Guttmann, el Coubertin de los discapacitados.

Los Juegos Paralímpicos se llevan a cabo el mismo año que los Juegos Olímpicos. Si bien en principio únicamente participaban atletas en silla de ruedas; en los de 1976 atletas con diferentes discapacidades fueron incluidos.

Con respecto al Paralimpismo español, España no participo hasta Tel Aviv 1968, consiguiendo 4 medallas 3 de plata y una de bronce, es en Barcelona 1992 cuando España se consolida en la elite mundial consiguiendo 107 medallas y siendo el cuarto país con más número de medallas, manteniendo ese gran nivel hasta los juegos de Atenas 2004, en los tres últimos juegos paralímpicos nuestra cantidad de medallas ha disminuido, pero conseguir estar siempre por encima de 30 medallas es un logro espectacular para unos deportistas que prácticamente no reciben apoyo y que gracias a su esfuerzo consiguen poner el nombre de España en lo más alto del medallero.

España es el decimo país en el medallero con 199 medallas de oro, 207 de plata y 213 de bronce para hacer un total de 619 medallas.

Especial mención debemos hacer a nuestra medallista paralímpica más laureada María Teresa Perales Fernández esta zaragozana es la ganadora de 26 medallas paralímpicas en la disciplina de natación solo superada por el mejor nadador de todos los tiempos Michael Phelps con 28 medallas, igual que el resto de  deportistas,  es un ejemplo de superación y tenacidad para juego tras juego conseguir ese nivel de excelencia.

Los Juegos Paralímpicos, no solo son una competición deportiva, durante unos días permite visibilizar a este colectivo y trasladar a la opinión pública su problemática, su impacto en la ciudad organizadora permite mejorar la accesibilidad de la misma, dejando edificios, calles, lugares públicos con mejor accesibilidad, y se ha constatado también el incremento del interés en contratar personas con discapacidad por parte de las empresas.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas