Un día como hoy, 11 de mayo de 1904, nace Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech, Salvador Dalí.

Salvador Dalí es conocido por sus impactantes y oníricas imágenes surrealistas. Como un artista extremadamente imaginativo, pero también por su imagen megalómana, todos tenemos en la retina esas imágenes hablando de manera casi endiosada y empleando términos y expresiones rocambolescas, sin sentido, que conferían a lo que decía cierto aire de locura y genialidad, con declaraciones como «cada mañana, al levantarme, experimento un supremo placer: ser Salvador Dalí». Esta conducta irritaba a quienes apreciaban su arte y justificaba a sus críticos.

Artista polifacético, produjo alrededor de 1500 pinturas a lo largo de su carrera, siendo probablemente las más destacadas Muchacha en la ventana , El gran masturbador, La persistencia de la memoria (su obra más conocida, también llamada Los relojes blandos), Construcción blanda con judías hervidas (Premonición de la Guerra Civil), Metamorfosis de Narciso, Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar, La tentación de San Antonio, Cristo de San Juan de la Cruz y La Última Cena.

La actividad artística de Dalí no se limitó a la pintura, destacó en otras disciplinas, la escultura, con obras como el Teléfono-langosta y el Sofá de los labios de Mae West, la joyería cuya obra más conocida es, Corazón Real, está hecha de modo que el centro «lata» como un corazón auténtico, la creación teatral, diseñó la escenografía para la obra de Lorca Mariana Pineda, un ballet basado en el Tannhäuser de Richard Wagner y escenarios para obras como Laberinto y El sombrero de tres picos.

También mostró interés por el cine, trabajó como co-guionista de la película surrealista de Luis Buñuel Un perro andaluz, que incluye alguna de las imágenes antológicas del surrealismo (como el ojo cortado con una cuchilla de afeitar). Creó espléndidas obras de arte como Destino (en colaboración con Walt Disney) y colaboró con cineastas como Alfred Hitchcock. para recíproca insatisfacción, su secuencia en la película Spellbound quedó fuera de la edición final por decisión de uno de los productores.

El mundo de la moda y la fotografía tampoco quedaron libres de su influencia artística. Dalí colaboró con Elsa Schiaparelli en la confección de un vestido blanco con una langosta impresa. Otros diseños de Dalí son un sombrero con forma de zapato y un cinturón rosado con labios en la hebilla. Y en fotografía colaboró con, Brassaï, Cecil Beaton y Philippe Halsman.

En arquitectura su aportación se refleja en la construcción de su casa en Portlligat y su proyección literaria, Dalí escribió su autobiografía (La vida secreta de Salvador Dalí, 1942), un libro de diarios y varios ensayos.

Dalí hizo incursiones en otros campos, como escaparatista para los almacenes Bonwit-Tellerle en la Quinta Avenida de Nueva York, donde realizó una polémica composición que fue modificada sin su permiso y este en protesta acabó lanzando la bañera contra el vidrio del escaparate. También  grabó un anuncio televisivo para la marca de chocolate Lanvin, fue responsable creativo de una campaña publicitaria de Eurovisión y diseñó el logo de Chupa Chups.

También hizo una incursión en las Fallas de Valencia con el diseño de una falla,  La corrida de toros surrealista.

En 1929 Dalí conoce a Gala, su mujer, su musa, era tal la reverencia que sentía por ella que en cierta ocasión, llegó a pedir a su familia que la aplaudieran, tras su muerte, Dalí perdió su entusiasmo por vivir, se sospecha que intentó suicidarse en varias ocasiones, hasta tal punto que se le intentó incapacitar. Pero estaba tan lúcido hasta el final como para decir, cuando los médicos le decían que estaba bien: "Me voy a morir totalmente curado".

Dalí personaje excéntrico por naturaleza, no dudaba en hacer gala de ello en cualquier ocasión, en 1936  en una conferencia que tenía que impartir en Londres, se presentó con traje de buzo, casco incluido, Dalí comentó al respecto que «simplemente quería mostrar que estaba sumergiéndome profundamente en la mente humana».

Su fisioterapeuta tenía que recitar La Marcha Triunfal de Rubén Darío mientras lo trataba. Tenía fobia a los saltamontes. Era tal el terror que le inspiraban los saltamontes  que de niño le colocaban cajas con saltamontes en el pupitre para asistir a sus ataques de pánico. Sentía fascinación por la monarquía, la cual era correspondida, otorgándole el rey Juan Carlos I el título de marqués de Dalí de Púbol en 1982

Siempre recordaremos a Dalí por su llamativa presencia y su omnipresente capa y barretina, portando un bastón, con expresión solemne, enmarcada por su vistoso mostacho.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas.