Publicado: 7 de Junio de 2017

Un día como hoy, 7 de junio de 1982, se inaugura Torrespaña, conocida popularmente como “el Pirul픸  justo a punto para utilizar la torre durante la Copa Mundial de Fútbol de 1982.

El nombre de Torrespaña hace referencia al complejo de RTVE que hay a los pies de la torre, donde se producen los informativos, está la redacción principal y la sede del Canal 24h, entre otras áreas de la Corporación RTVE, como la de medios interactivos.

Torrespaña está en contacto visual con los principales centros de producción de televisión. Mediante radioenlace, éstos envían su señal a la torre, y el Pirulí se encarga de redifundirla por todos los centros repetidores principales del país. Para ello es necesario tener contacto visual con estos centros, de ahí la altura de Torrespaña.

Gracias a esta torre y a sus 200 antenas situadas en sus plataformas exteriores, podemos recibir televisión en los principales puntos de España y gracias a su existencia desde hace mas de tres décadas se ha podido dar cobertura a multitud de eventos que forman parte de nuestra historia de retransmisiones nacionales.

Desde sus 220 metros de altura, 232 metros con la antena de comunicaciones, se pueden divisar unas impresionantes vistas panorámicas de toda la ciudad, pueden verse despegar aviones en Barajas u observar las torres que desbancaron a Torrespaña como la más alta de Madrid, lo fue hasta 2007, siendo desbancada por la Torre Caja Madrid, una de las cuatro Torres Bussines Area

Sobre el fuste de 120 metros aparece el volumen del centro de control que se compone de cuatro plantas, cerradas con paneles de acero, cuyo acceso se realiza a través de su escalera de 1.208 peldaños o de su ascensor, que tarda dos minutos y medio en realizar el recorrido. Por encima se elevan otras cuatro plataformas para antenas y finalmente, una antena de 45 metros.

La construcción de Torrespaña en 1981 costó 3.500 millones de pesetas, lo que traducido a euros serían cerca de 22 millones.

Tras una palabra tan propiamente española y conocida por todos como “El Pirulí“ se esconde algo más que una torre, llegó a convertirse en un símbolo social, representando durante un momento una expresión de poder socioeconómico.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas.