Tal día como hoy, un 15 de Agosto de hace cuarenta y ocho años se celebraba el festival de Woodstock 69. En un contexto marcado por la guerra de Vietnam, la crisis de los misiles, asesinatos de JFK y Robert Kennedy, Malcolm X, Martin Luther King, el Che Guevara, Primavera de Praga, Mayo Francés, el Muro de Berlin… y el movimiento hippie en pleno apogeo, la sicodelia, el LSD, el flower power, surgió Woodstock un hito sin precedentes en la historia del rock que significó algo más que música y se convirtió en el icono de una generación de estadounidenses hastiada de las guerras, que pregonaba la paz y el amor como forma de vida y mostraban su rechazo al sistema.

Más de medio millón de personas convivieron pacíficamente durante tres días, entre banderas pacifistas ondeando al viento,  símbolos de la paz y 450 vacas sueltas entre los asistentes.

Lo que en principio iba a ser un evento para recaudar dinero para financiar un estudio de grabación de discos en Woodstock, Nueva York, en el que pretendían producir a artistas como Bob Dylan, The Band y Van Morrison, se convirtió en el festival más famoso de la historia de la música. Artie Kornfeld,  Michael Lang, John P. Roberts y Joel Rosenman fueron los artífices de este festival que estaba previsto para unos 50.000 asistentes y que al final congregó a más de 500.000 espectadores y se estima que 250.000 no pudieron llegar por el colapso que se produjo en las carreteras.

Curiosamente y aunque se multiplicó el número de asistentes, económicamente, Woodstock fue un rotundo fracaso, entre otras cosas porque el primer día del concierto un grupo anarquista rompió las vallas convirtiéndolo en gratuito. Solamente obtendría beneficios en años venideros, gracias a la gran cantidad de material recopilatorio, películas y álbumes relacionados con lo que allí sucedió.

Por el módico precio de 18 dólares se podía asistir a los tres días de concierto, desde el 15 hasta la madrugada del 18 de agosto y podias ver y escuchar, entre otros, a Janis Joplin, The Who, Country Joe McDonald,  Incredible String Band, Ravi Shankar, Joan Baez, Santana, Canned Heat, Richie Havens, Mountain, Sly & The Family Stone, Grateful Dead, Creedence Clearwater Revival, Jefferson Airplane, Joe Cocker, Country Joe and the Fish, Ten Years After, The Band, Blood, Sweat & Tears, Johnny Winter, Crosby, Stills, Nash & Young, Paul Butterfield Blues Band, Sha-Na-Na y Jimi Hendrix.

También contó con ilustres ausencias, artistas que fueron invitados y por diferentes circunstancias no asistieron a Woodstock, pero no importó demasiado, como Frank Zappa, Los Doors, los Led Zeppelin Bob Dylan, Byrds, King Crimson, The Beatles, The Jeff Beck Group, Spirit, The Moody Blues, Joni Mitchell o Jethro Tull.

El concierto que en principio se iba a celebrar en Woodstock, de ahí su nombre, no se pudo realizar por el enfrentamiento entre la organización y los residentes, que según fueron transcurriendo las semanas se fue haciendo peor, amenazaron incluso con volar la casa del dueño de las tierras donde se iba a celebrar el mismo, se terminó realizando en una granja lechera de Bethel propiedad de Max Yasgur. Fueron a verlo a él por medio de Elliot Tiber un antiguo amigo de Max Yasgur , que se había interesado en el Festival ya que tenía una cosa que era invaluable para los organizadores, un permiso del pueblo de Bethel para realizar festivales de música.

El festival ya estaba en marcha, se inicio con Richie Havens, que aunque no era el previsto, era el que había llegado y se encontraba sobrio en ese momento. A las 5:07 pm el 15 de agosto de 1969 comenzaban tres días donde se vivieron intensas noches de sexo y drogas, todo esto aderezado con música rock, todo quedó reflejado en el famoso documental Woodstock, dirigido por Michael Wadleigh y editado y montado entre otros por Martin Scorsese.

El festival siguió su curso con alguna que otra vicisitud, por ejemplo Sweetwater, una banda de rock psicodélico que iban a tocar, no pudieron llegar a tiempo. La multitud tuvo que ser entretenida por uno de los agricultores del pueblo que realizó unos ejercicios de yoga.

El concierto concluyó a las 9 de la mañana del lunes. Con mucho menos público, Jimi Hendrix, ataviado con una chaqueta de flecos y apoyado por su banda Gypsy Sun and Rainbows, se lanzó con el himno nacional, en señal de protesta al comportamiento bélico del gobierno de los EEUU, este momento quedará para la historia en los anales del Rock'n'roll, y como el autentico símbolo de Woodstock.

Jimi Hendrix tocó “Hey Joe”, el último tema que cerraba definitivamente el festival. Y con él se iban los tres días más transcendentales que vivió  la historia musical contemporánea. Woodstock se convirtió en un canto a la paz, al amor, a la solidaridad y un llamamiento a la concienciación de un mundo exhausto de conflictos bélicos e injusticias.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas.