Un día como hoy 31 de octubre de 1512 se inaugura el conjunto de pinturas al fresco realizadas por Miguel Ángel, entre 1508 y 1512, para decorar la bóveda de la Capilla Sixtina, en la Ciudad del Vaticano (Roma). El 1 de noviembre de 1512 se celebró la primera misa en la capilla y el 31 de diciembre de ese año se abrió al público.

Es una de las obras pictóricas más complejas y más bellas de toda la historia del arte, fue encargada por el papa Julio II para sustituir la pintura que había en aquel momento. Las pinturas realizadas por Miguel Ángel fueron el símbolo de la pintura renacentista y el principio del manierismo.

El tema escogido fue la historia del mundo y de la humanidad antes de la venida de Cristo y está dividido en varias secciones. Un conjunto de nueve pinturas, en la parte central, que muestran escenas del Génesis, entre la que destaca la Creación de Adán, esta imagen es la más famosa. En ella se ve el episodio de la Creación del Hombre que tiene como punto central el contacto entre los dedos del Creador y los de Adán, a través del cual se transmite el “soplo de la vida”. En las pechinas que sustentan la bóveda, están pintados los profetas y sibilas que profetizaron que Dios enviaría a Jesucristo para la salvación de la humanidad. En los lunetos sobre los arcos de las ventanas pinta a los antepasados de Cristo, según los árboles genealógicos que incluyen en sus evangelios Lucas y Mateo

La técnica utilizada para su realización, se conoce como “en buon fresco”, es decir, sobre yeso recién puesto, una técnica que no permite errores o vueltas atrás, y exige tiempos muy breves: una vez preparados los cartones de los dibujos hay que dividir el conjunto en partes que puedan ser completadas en un día, pues, pasado este tiempo, el enlucido se seca y ya no absorbe el color.

Para este trabajo ingente no contó con ayudantes, tan solo unos obreros que prepararon la techumbre. El tamaño gigantesco de las figuras y la dificultad de aplicar la pintura, realizada tendido sobre el andamio, cayéndole pintura por encima, en los techos curvos convierten este fresco en una creación excepcional. El propio artista comentó en sus escritos el dolor que le provocaba trabajar desde los andamios.

La elección del pintor encargado de realizar esta obra no estuvo exenta de controversia, ya que el elegido por el papa Julio II era un joven Miguel Ángel Buonarotti, de apenas 32 años, que aunque ya había dejado muestras de su genio realizando esculturas de la talla de la Piedad o del David, había pintado mucho menos, pese a todo el papa impuso su criterio y Miguel Ángel fue el encargado de su realización, pese a todo las relaciones entre ambos fueron de discusiones constantes, pero siempre con la admiración mutua que sentían el uno por el otro.

La Capilla Sixtina con unas medidas de 40.93 metros de longitud por 13.41 metros de ancho, y una altura que alcanza los 20.7 metros, medidas que fueron elegidas por similitud con las que pertenecieron al templo de Salomón, de acuerdo al Antiguo Testamento, forma parte del Palacio Apostólico del Vaticano, y se halla a un costado de la Basílica de San Pedro recibe la importante misión de acoger uno de los eventos más importantes en la vida de la Iglesia, los cónclaves papales, aunque no con continuidad y de hecho sólo es oficial desde 1996 con Juan Pablo II como Papa, establece que los cardenales del cónclave se alojen en la Domus Sanctae Marthae y que las votaciones se realicen en la Capilla.

Miguel Ángel con esta obra humanizó la divinidad y dio rostro a los personajes míticos o bíblicos incluyendo a Dios, pues a él es debida la imagen iconográfica del Dios creador.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas

Publicado: 31 de Octubre de 2017