Hoy se celebra como cada 27 de marzo el Día Mundial del Teatro

“El teatro conmueve, ilumina, incomoda, perturba, exalta, revela, provoca, trasgrede. Es una conversación compartida con la sociedad. El teatro es la primera de las artes que se enfrenta con la nada, las sombras y el silencio para que surjan la palabra, el movimiento, las luces y la vida”.

Este extracto del Manifiesto del Teatro 2006, Un rayo de esperanza de Víctor Hugo Rascón Banda, puede ser una buena definición de lo que es el teatro

El día Mundial del Teatro, permite a los amantes de las tablas y a los que todavía están empezando disfrutar de grandes obras teatrales en todo el mundo.

Su origen data del año 1961 cuando el Instituto Internacional del Teatro de la Unesco decretó el Día Internacional del Teatro para dar a conocer el mundo de las artes escénicas a más gente. Pero habría que esperar hasta el 27 de marzo del año siguiente para la primera celebración del día.

Varios eventos teatrales nacionales e internacionales son organizados para conmemorar esta ocasión. Uno de los más importantes es la circulación del Mensaje Internacional del Día Mundial del Teatro a través del cual, por invitación del ITI, una figura de talla mundial comparte sus reflexiones sobre el tema del Teatro y una Cultura de Paz. El primer Mensaje Internacional del Día Mundial del Teatro fue escrito por Jean Cocteau (Francia) en 1962, para este año 2017, se le ha encargado dicho manifiesto a Isabelle Huppert  actriz francesa, considerada como una de las mejores y más respetadas actrices del mundo.

Cabe destacar que Antonio Gala y Federico Mayor Zaragoza, en ese momento Director General de UNESCO, han sido los únicos españoles que han sido invitados a escribir dicho manifiesto.

Otro manifiesto que cabe destacar es el realizo por Dario Fo en el año 2013, en el que criticaba la situación que vivía el teatro en estos tiempos de crisis.

“Actualmente, los actores y las compañías teatrales tienen dificultades para encontrar escenarios públicos, teatros y espectadores, todo a causa de la crisis. Los dirigentes, por tanto, ya no están preocupados por controlar a aquellos que los citan con ironía y sarcasmo, ya que no hay sitio para los actores, ni público al que dirigirse”, escribió el escritor y actor italiano y concluyo con una ironía sobre la resolución de la actual situación económica: “La única solución a la crisis se basa en la esperanza de que se organice una gran caza de brujas contra nosotros y especialmente contra la gente joven que desea aprender el arte del teatro: Una nueva diáspora de comediantes que, desde tal imposición, sin lugar a dudas provocará beneficios inimaginables por el bien de una nueva representación”.

El teatro, por mucho que se empeñen, es un ente vivo que respira con el latido del público y que late con la respiración de los espectadores, siempre que haya un espectador habrá un actor dispuesto a comunicar un mensaje.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas

Publicado: 27 de Marzo de 2017