Un día como hoy 31 de agosto de 1888, la policía encuentra el cuerpo de la primera víctima canónica, del asesino en serie “Jack el Destripador”, Mary Ann Nichols, en Whitechapel, la zona más violenta de Londres, un barrio donde la muerte y la miseria campaban a sus anchas. Sin embargo, a diferencia de muchos otros, aquellos crímenes nunca fueron olvidados.

Jack el Destripador, es considerado como el primer asesino en serie de la historia, aunque hubo otros antes, y el más famoso, debido a una cobertura mediática sin precedentes, en esa época empezaba a haber rotativos de bajo precio.

La brutalidad con la que mutiló a sus víctimas y el hecho de que nunca se le capturara han impregnado al personaje de un misterio y una admiración a lo largo de la historia que se prolonga hasta nuestros días.

Se le atribuyen al menos cinco homicidios en Whitechapel,  East End de Londres, en 1888, y cuyo modus operandi estuvo caracterizado por cortes en la garganta, mutilaciones en el área genital y abdominal, extirpación de órganos y desfiguración del rostro de mujeres que se dedicaban a la prostitución.

Londres era entonces la ciudad más poblada del mundo, con un millón de habitantes. Era la capital de un imperio, pero albergaba una pobreza infinita. East End, en esa época era la zona más pobre y más violenta de Londres, donde las mujeres sufrían ataques frecuentemente, este contexto complicó la averiguación de cuántos de esos asesinatos habían sido cometidos por un mismo individuo. Aunque no había certeza para asegurar que todos habían sido obra de una misma persona, cinco de ellos sí tenían varios elementos en común y se atribuyeron a Jack el Destripador. A parte de la mencionada Mary Ann Nichols , son consideradas también victimas de Jack el Destripador, Annie Chapman, que apareció días después, el sábado 8 de septiembre, Elizabeth Stride y Catherine Eddowes el 30 de septiembre y Mary Jane Kelly el 9 de noviembre. Suele referirse a estos asesinatos como «los cinco canónicos»

La investigación policíaca resultó ineficaz en el esclarecimiento de la identidad del asesino serial, y fue objeto de burla y polémica por parte de la prensa. Aunque el autor de los crímenes nunca fue identificado, surgieron varias teorías y sospechas por parte de la policía, prensa y autores para explicar los posibles conocimientos quirúrgicos, profesión u ocupación y salud mental del homicida, hubo más de cien sospechosos.

La policía recibió al menos tres cartas supuestamente firmadas por el asesino, en las que este se mofaba de las investigaciones y amenazaba con seguir asesinando a prostitutas. Una de las misivas estaba firmada por «Jack el Destripador» y a partir de ese entonces el asesino comenzó a ser referido por este apodo.

El mito de Jack el Destripador ha sido el concepto central de varias obras literarias, artísticas y cinematográficas que, por lo general, combinan hechos reales con elementos ficticios y de terror, ayudando a consolidar una alegoría en torno al homicida que prevalece en la época contemporánea. Uno de los criminales de los que se han escrito más novelas y publicaciones. Cada año se publican libros que ofrecen nuevas teorías sobre la identidad del criminal, presentando supuestas pruebas de ADN o con otro tipo de indicios. Los sospechosos habituales van desde un carnicero hasta el cirujano de la reina o el príncipe Alberto Eduardo, sobrino de la reina Victoria. Este último no se encontraba en Londres cuando se cometieron la mayoría de los crímenes, pero eso no ha impedido que su nombre aparezca una y otra vez en la lista de presuntos culpables.

Ha pasado más de un siglo desde los asesinatos y en la actualidad su nombre ya no es tanto un símbolo de terror como de negocio, el interés por el caso no ha decaído. Sigue generando debates, polémicas, libros, investigaciones, museos y negocios. Todavía se preservan algunas de sus calles y edificaciones que suelen ser visitados por turistas interesados en el mito del Destripador y existen varios recorridos turísticos que visitan las calles en las que fueron asesinadas las cinco prostitutas.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas.