Se trata de un aceite, 100% natural, cicatrizante y reparador de heridas y úlceras.

Posee una fuerte actividad restauradora de la función barrera de la piel gracias al ácido linoleico (AL) y el ácido α-linoleico (AAL).

Su contenido en flavonoides dota a este aceite de una actividad antiinflamatoria y lo hace muy recomendable para tratar las pieles sensibles e irritadas. Gracias al eucaliptol posee también actividad antimicrobiana y antibacteriana.

Con propiedades antioxidantes. Protege de las agresiones ambientales y alivia el hormigueo de las piernas.

Publicado: 1 de Noviembre de 2017