Publicado: 3 de Noviembre de 2017

Un día como hoy, 3 de Noviembre de 1957  la perra Laika  ‘ladradora’ se convirtió en el primer ser vivo terrestre en orbitar la Tierra. Lo hizo a bordo de la nave soviética Sputnik 2. en un viaje suicida del que se sabía que no volvería viva siendo el primer animal que moriría en órbita.

La historia de Laika es quizás la más conocida porque su viaje supuso un increíble avance para el envío de humanos al espacio. Su viaje marcó un antes y un después en la carrera espacial entre la URSS y Estados Unidos, siendo una de las grandes victorias soviéticas.

Laika una perra callejera, se asumía que estos animales ya habían aprendido a soportar condiciones extremas de frío y de hambre, fue recogida mientras vagaba por las calles de Moscú y llevada a un centro de entrenamiento junto con otros perros callejeros donde fueron sometidos a un duro entrenamiento que consistía en soportar espacio reducido en una capsula, ruidos altos, grandes vibraciones y aceleraciones enormes de los despegues. Finalmente Laika fue la escogida por su tamaño mediano y su tranquilo y calmado carácter.

El Sputnik 2 no fue diseñado para ser recuperable, y siempre se tuvo la intención de que Laika muriera.

Aunque la Unión Soviética informaba que la perrita se comportaba con calma durante el vuelo espacial y que posteriormente descendería a la Tierra en paracaídas, la realidad fue bien distinta, al alcanzar la órbita, la punta cónica del Sputnik 2 se desprendió exitosamente, lastimosamente, la sección denominada Blok A de la nave que debía desprenderse no lo hizo. Esto causó que el sistema de control térmico se estropeara, las temperaturas en el interior de la nave envolvieron a Laika en los 40 grados centígrados, tras tres horas el pulso de Laika había descendido a 102 latidos por minuto; aunque Laika estaba agitada, estaba comiendo. La recepción de datos vitales se detuvo entre cinco y siete horas después del despegue.

La misión desencadenó un debate mundial sobre el maltrato y experimentos con animales en general, para avanzar en la ciencia. Tras Laika, la URSS envió doce perros más al espacio, de los cuales cinco regresaron con vida a la Tierra.

El viaje de Laika la convirtió en uno de los perros más famosos del mundo.

Se hicieron estampillas que tenían la frase “Laika, primera viajera al Cosmos”.

En el Monumento a los Conquistadores del Espacio (1964), en Moscú, Laika y Lenin son los únicos personajes que se pueden reconocer por su nombre, de entre todos los personajes que aparecen esculpidos en el monumento.

En 1997, en la Ciudad de las Estrellas, fue desvelada una placa en homenaje a los cosmonautas caídos. Laika está representada en una esquina de la placa, espiando por entre las piernas de uno de los cosmonautas.

El 9 de marzo de 2005 un área de terreno en el planeta Marte fue llamada Laika.

El 11 de abril de 2008 fue inaugurado un monumento en honor a la perra Laika en el centro de Moscú. Dicho monumento fue colocado en un centro comercial cerca del Instituto de Medicina Militar, donde medio siglo atrás ocurrieron los experimentos científicos con la participación de la célebre perra.

Laika ha aparecido en numerosas obras literarias, frecuentemente narran historias sobre su rescate o supervivencia, alguna relata como Laika fue rescatada por extraterrestres o que el titán griego Atlas encuentra la cápsula en órbita y adopta al animal, en un capítulo de la historieta "Flash Gordon" aparece Laika rescatada por una raza de extraterrestres lunares con aspecto perruno.

También varios grupos musicales hicieron canciones en honor a Laika, como el grupo Mecano, incluso algunos se pusieron su nombre como Laika, Laika Dog o Laika and the Cosmonauts.

La conquista del espacio, como cualquier otro hito en la historia del hombre, requiere de grandes sacrificios, en este caso de animalitos inofensivos y también de cosmonautas humanos que ofrecieron su vida en pos de dicho logro.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas.