Según las estadísticas, una de cada tres mujeres mayores de 40 años sufren de venas varicosas.

La causa de su aparición es el incorrecto funcionamiento de las válvulas venosas. Las varices se producen en los vasos sanguíneos venosos, es decir, los vasos por los que la sangre circula desde abajo hacia arriba. La sangre venosa transporta todo el material de desecho de la piel y los músculos, pasa por las venas superficiales hasta llegar a las venas conectoras (se llaman así porque conectan las venas superficiales con las venas más profundas). En estas venas concectoras hay válvulas que dejan entrar la sangre de las venas superficiales pero no la devuelven.

Las contracciones del corazón y los músculos empujan la sangre hacia arriba. Las válvulas no permiten que la sangre vuelva a bajar por la fuerza de la gravedad, cuando el corazón hace entrar la sangre, ya no la deja salir.

Cuando las válvulas del interior de las venas se atrofian, causan el mal funcionamiento de la circulación venosa. La sangre empieza a estancarse en las venas, provocando que se sobrecarguen. La vena aumenta su diámetro, las válvulas son físicamente incapaces de cubrir todo el hueco del interior de la vena. Esto causa lo que se llama circulación invertida.

La descarga de la corriente sanguínea se intensifica, la presión dentro de las venas safenas aumenta tanto que las paredes de los vasos sanguíneos no puede seguir sosteniéndolas, se tuercen y empiezan a expandirse como balones en el aire, lo cual hace más grave la situación.

Al principio las venas empiezan a hincharse, después pierden resistencia y empiezan a torcerse. Las estrellas varicosas empiezan a aparecer, después los nódulos. Y las venas empiezan a verse a través de la piel.

Algunos de los factores de riesgo son genéticos,  la utilización de tacones elevados, el exceso de peso, el permanecer mucho tiempo sentada o de pie.

Desde SSP  Estética te proponemos realizar sesiones de presoterapia y utilizar nuestra cosmética MARIA D’UOL específica para tus piernas, esto paliará los efectos de tu retención de líquidos y de mala circulación a la vez que drenarás para eliminar toxinas.

Fuente : Medico José Francisco Troyano- Flebólogo