Treinta y siete años se han cumplido de la trágica muerte en accidente aéreo del naturalista Félix Rodríguez de la Fuente, el 14 de marzo de 1980 la avioneta que había contratado, se estrelló en las inmediaciones de un pueblo de esquimales llamado Shaktoolik, en Alaska, a veinticinco kilómetros de la costa del mar de Bering, pereciendo en el acto junto a sus dos colaboradores, Roa y Huéscar, y el piloto de la nave, curiosamente el equipo viajaba habitualmente en otra avioneta, pero ésta sufre una pérdida de aceite y Félix, que tenía miedo a volar, decide cambiar de aparato. Antes de despegar hizo este comentario en voz alta, también premonitorio por desgracia: "¡Qué lugar más hermoso para morir!". Una casualidad igualmente fue que ese mismo día cumplía cincuenta y dos años.

Félix Rodríguez de la Fuente, fue un naturalista, defensor de la naturaleza, y realizador de documentales para radio y televisión, destacando entre ellos la exitosa e influyente serie “El hombre y la tierra” (1974-1980). Su repercusión no fue solo a nivel nacional sino también internacional y se calcula que sus series de televisión, emitidas en numerosos países y plenamente vigentes hoy en día, han sido vistas por varios cientos de millones de personas.

Entre 1970 y 1974 realiza la primera de sus grandes series que le darían reconocimiento mundial, Planeta Azul, pero sin duda su serie más famosa es “El hombre y la tierra”, dividida en tres partes: las series ibérica, suramericana y norteamericana, de la serie norteamericana sólo se pudo filmar la parte canadiense y dos capítulos en Alaska.

De la serie también debemos destacar su sintonía, compuesta por Antón García Abril, que podría tararear cualquier persona que la haya visto. La serie se convirtió en un referente mundial y filmó algunos animales por primera vez, quizá la filmación más espectacular y recordada es la caza de un muflón por un águila real. La serie se emitió en numerosos países con gran éxito de audiencia y cosechó premios tanto en España como en el extranjero

En una época en la que no existían aún las televisiones privadas en España y Televisión Española podía alcanzar cifras millonarias de audiencia. Siempre simpático y locuaz mantenía que sus "mejores amigos son los niños y los jóvenes". Su afán divulgador de todo aquello relacionado con la Naturaleza, en especial las águilas, la cetrería en general, los lobos, lo llevó a participar en multitud de coloquios y programas de radio antes de comenzar en televisión sus charlas a partir de 1966

Amante de la cetrería consigue en 1966 la protección en España del halcón peregrino y de las rapaces nocturnas, lo que convierte al país en un referente, pues es el primero en que se aprueba una normativa de este tipo. También se le encarga un plan inédito en España: utilizar aves rapaces para el control de las aves potencialmente peligrosas en los aeropuertos

Defensor a ultranza del lobo. En 1965 consiguió dos lobeznos a los que salvó de morir apaleados en un pueblo. Les llamaron Rómulo y Remo. Los crio ayudado por su mujer y consiguió convertirse en el lobo alfa (jefe), lo que luego repetiría con varias manadas en los montes aledaños al barranco del rio Dulce, en la localidad de Pelegrina (cerca de Sigüenza, Gualajara).

Otros animales que se esforzó en proteger fueron el oso ibérico, el lince, el águila real o el águila imperial. También trabajó en la preservación de diferentes ámbitos de la geografía española, como las dunas de El Saler, el Parque de Doñana, las Tablas de Daimiel, el Monte del Pardo o la laguna de Gallocanta.

Aspectos menos conocidos de él son que fue un gran aficionado al deporte, llegó a ganar el campeonato universitario de 400 metros lisos y que en 1961 trabajó como asesor de cetrería en la película 'El Cid', rodada en España y con Charlton Heston y Sofía Loren como protagonistas,

En una época en la que, especialmente en España, no existía aún una clara conciencia ecológica, su influencia fue decisiva en la creación de esa conciencia de defensa ambiental y conservacionista, consiguió por ejemplo cambiar la muy criticada política del ICONA, Instituto para la Conservación de la Naturaleza, o acabar con las Juntas de Extinción de Animales Dañinos y Protección a la Caza. Además, ayudó a crear la delegación española del Fondo Mundial para la Naturaleza, siendo vicepresidente de Adena y su máximo promotor, auspició la promulgación de Parques Naturales y Nacionales y logró la preservación por ley del halcón peregrino y el lobo. También creó, en 1975, el Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega, con la mayor población de buitres leonados de Europa, donde organizó campamentos infantiles por los que pasaron cientos de niños.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas