El 21 de julio de 1979, el mejor jugador español de golf de la historia, Severiano Ballesteros, logró ganar el Open Británico, con tan solo 22 años, convirtiéndose en el campeón más joven, en el siglo XX y XXI, en conseguir la preciada Jarra de Plata, trofeo que se otorga a los triunfadores del Major inglés y en el primer no británico desde el francés Arnaud Massy en 1907.

Solo tres años antes, y con 19 años, Ballesteros rozó la hazaña para quedar finalmente segundo tras Johnny Miller. La victoria no podía tardar mucho, dada la enorme calidad que atesoraba el jugador cántabro y en 1979 dio todo un recital de golf pegando duro a la bola y logrando birdies y más birdies, como al final de la segunda jornada cuando logró cuatro en los cinco hoyos finales del recorrido.

Pero el momento clave del Torneo y uno de los más memorables de la carrera de Severiano, y de la historia del golf, se produjo en el hoyo 16 en la última jornada cuando Ballesteros falló la calle y mando la bola a un aparcamiento anejo al campo. Desde este punto tan insólito, Seve sacó todo su genio y realizó un certero golpe de aproximación, a 90 metros de la bandera, para conseguir un birdie que le acercaba al título. Es célebre también la rendición del estadounidense Hale Irwin al sacar un pañuelo blanco camino del green del 18.

Ballesteros finalmente se impuso con tres golpes de ventaja sobre dos mitos de este deporte como son Jack Nicklaus y Ben Crenshaw y al acabar la jornada cuarenta mil espectadores vitorearon al español, convertido en el campeón indiscutible del campeonato. Muy emotivo fue igualmente al acabar la vuelta triunfal del ya campeón del Open, el abrazo con lágrimas en los ojos de los tres hermanos de Seve, presentes en el Royal Lytham.

Este hijo del jardinero del campo de golf de Pedreña, debutó como caddie a los nueve años y a los 17 obtuvo el título de jugador profesional, logrando en su primer año el Campeonato Nacional sub-25. Este fue  el comienzo de un ascenso meteórico.

Considerado como uno de los mejores jugadores europeos de la historia. Entre sus títulos más destacados que le acreditan como tal, figuran cinco Campeonatos del Mundo Match Play, dos títulos en el selectivo torneo Masters de Augusta, fue el primer europeo en ganarlo,  y tres en el Abierto Británico. A ellos sumó también cinco Ryder Cup para el equipo europeo, una de ellas como capitán en 1997.

Fue además nombrado como el Mejor Jugador Europeo del siglo XX, Golfista del Año del PGA European Tour en tres ocasiones y Miembro Honorable del mismo. Distinciones que le valieron para ser parte del Salón del la Fama en 1997.

Con seis victorias en el PGA Tour (circuito americano) y cincuenta en el PGA European Tour (circuito europeo) recogiendo seis Órdenes del Mérito como mejor jugador y el más laureado del citado circuito.

Un golfista excepcional, único e irrepetible, un campeón humilde, que se hizo a sí mismo y que plantó cara a los grandes de la época. Una leyenda del golf español y mundial.

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas.

Publicado: 21 de Julio de 2017