Un día como hoy, 7 de noviembre de 1867, nacía Maria Salomea Skłodowska-Curie, más conocida como Marie Curie, fue una científica polaca nacionalizada francesa. Pionera en el campo de la radiactividad. Fue la primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades, Física y Química, y la primera mujer en ocupar el puesto de profesora en la Universidad de París. En 1995 fue sepultada con honores en el Panteón de París por méritos propios.

Nació en Varsovia y fue la última de cinco hermanos. Su padre profesor de enseñanza media en Física y Matemáticas, y su madre, que murió cuando ella tenía 11 años, era maestra, pianista y cantante. Desde muy joven tuvo que luchar para salir adelante ya que sus padres habían perdido sus propiedades y fortunas durante las sublevaciones nacionalistas polacas en inversiones patrióticas destinadas a restablecer la independencia del país. ​

No pudo inscribirse en una institución regular de educación superior porque era mujer, así que junto a su hermana ingresó en la clandestina «universidad flotante», una institución patriótica de educación superior que admitía mujeres estudiantes.

En 1891 partió hacia París, donde cambió su nombre por Marie, se matriculó en el curso de ciencias de la Universidad parisiense de la Sorbona y pasados dos años, finalizó sus estudios de física con el número uno de su promoción.

En 1894 conoció a Pierre, otro científico vocacional. En ese momento, los dos trabajaban en el campo del magnetismo. En 1895 celebran su boda con una sencillez extrema. La fiesta y los anillos fueron sustituidos por una bicicleta para iniciar la luna de miel por las carreteras de Francia.

Los Curie vivieron austeramente dedicados de lleno a su trabajo. Como investigadora, estaba interesada en los nuevos tipos de radiación descubiertos por Roentgen y Becquerel. Utilizando las técnicas piezoeléctricas inventadas por su marido, Marie midió las radiaciones de uranio en la pechblenda, un mineral rico en dicho elemento. Cuando vio que las radiaciones del mineral eran más intensas que las del propio uranio, se dio cuenta de que tenía que haber elementos desconocidos aún más radiactivos que el uranio. Marie Curie fue la primera en utilizar el término 'radiactivo' para describir los elementos que emiten radiaciones cuando se descomponen sus núcleos.

Su marido acabó su trabajo sobre el magnetismo para unirse a la investigación de su esposa, y en 1898 el matrimonio anunció el descubrimiento de dos nuevos elementos: el polonio (Marie le dio ese nombre en honor de su país de nacimiento) y el radio.

En 1903 les concedieron el Premio Nobel de Física por el descubrimiento de los elementos radiactivos, que compartieron con Becquerel. Marie Curie se convirtió en la primera mujer que recibía este premio.

En 1906 Pierre falleció mientras cruzaba la calle Dauphine, atropellado por un carro de caballos. El Departamento de Física de la Universidad de París decidió ofrecerle el puesto que había sido creado para su esposo. ​Fue la primera mujer en ocupar el puesto de profesora en dicha universidad.

En 1911, la otorgaron un segundo Nobel, el de Química, por sus investigaciones sobre el radio y sus compuestos. Fue nombrada directora del Instituto de Radio de París en 1914 y se fundó el Instituto Curie, un laboratorio de radiactividad creado para ella por el Instituto Pasteur y la Universidad de París, que se mantiene entre los principales centros de investigación médica en la actualidad.

Durante la Primera Guerra Mundial ​ se convirtió en la directora del Servicio de Radiología de la Cruz Roja francesa y creó el primer centro de radiología militar de Francia. ​ En 1915, produjo cánulas que contenían «emanaciones de radio»,  que se utilizaban para la esterilización de tejidos infectados. Se estima que más de un millón de soldados heridos fueron tratados con sus unidades de rayos X. ​ A pesar de sus contribuciones humanitarias a los esfuerzos bélicos de los franceses, nunca recibió en vida reconocimiento formal por parte del Gobierno francés.

En 1921, Marie Curie viajó a la ciudad de Nueva York, donde fue recibida por una gran multitud. Sobre su llegada, el New York Times publicó en su portada que Madame Curie tenía la intención de «poner fin al cáncer». «El radio es la cura para cualquier tipo de cáncer», ​ El propósito de ese viaje era recaudar fondos para la investigación sobre el radio.

Murió en 1934 a los 66 años, por una anemia aplásica causada por la exposición a la radiación de tubos de ensayo con radio que guardaba en los bolsillos en el trabajo y en la construcción de las unidades móviles de rayos X de la Primera Guerra Mundial.

Marie Curie era conocida por su honestidad y estilo de vida moderado. En una decisión inusual, se abstuvo intencionadamente de patentar el proceso de aislamiento del radio, por lo que la comunidad científica pudo investigarlo sin obstáculos. Insistía en que las donaciones monetarias y premios debían entregarse a las instituciones científicas a las que estaba afiliada en lugar de a ella misma. Los Curie tenían la costumbre de rechazar premios y medallas. Albert Einstein comentó que probablemente Marie Curie fue «la única científica que no se corrompió por la fama».

SSP Estética Centro de Estética de las Tablas.

Publicado: 7 de Noviembre de 2017